ASESINÒ A SU PAREJA LA JUSTICIA NUNCA ACTUÓ ANTE LAS DENUNCIAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

 

 

Alguna vez algún Juez o Fiscal tendrán que ir presos por no actuar en tiempo y forma, hechos como el que se llevó la vida de Mónica Liliana Cruz ocurren  asiduamente, la benevolencia de sus pares del poder judicial para con sus colegas hacen que todo caiga en saco roto, exceptuando en aquellas oportunidades que la sociedad se organiza y sale a la calle a pedir justicia.

 

Este es otro de los tantos FEMICIDIOS que de haber actuado la justicia en tiempo y forma Mónica Liliana Cruz estaría con vida.

 

En reiteradas oportunidades Cruz denuncio a su pareja por “VIOLENCIA FAMILIAR Y AMENAZAS” pero los letrados del partido de Ezeiza donde recaían las denuncias “HACÍAN OÍDOS SORDOS” algo muy común en estos casos, aunque sigan manifestando que “NUNCA MÁS”.

 

En esta oportunidad la falta de acción de la justicia en resguardar la integridad física de la víctima termino con su vida.

 

La crónica policial da cuenta que Mónica Cruz había realizados varias denuncias en los Juzgados de Paz del partido e José María Ezeiza por “VIOLENCIA DE GÉNERO” contra su pareja Juan Ramón Silva.

 

En las últimas horas se tomó conocimiento que la joven de 38 años el pasado viernes se ausentó de su casa, no regresando, desconociéndose su paradero, su madre y hermana radicaron la denuncia por desaparición de persona en la comisaría 2da de Ezeiza, esta última manifestó a las autoridades su desconfianza, comentando las situaciones que llevaron a Mónica a denunciar a Silva por su agresividad, lo que para ella lo ponía en el ojo de la investigación.

 

Fue así que en las últimas horas en momentos que era interrogado se quebró y contó a los oficiales como, cuando y donde había llevado a cabo su maléfico plan.

 

Para asesinar a su pareja habría utilizado una cuerda, con ella le cortó la respiración, pero lo peor fue el momento en que lo ejecutó, para tal la habría invitado a dar una vuelta en su auto, comportándose como un divino, algo que hacía rato no sucedía, con promesas de cambiar y comenzar una vida nueva convenció a Mónica para hacer el amor dentro del vehículo, fue en ese momento que el lobo sacó a  relucir sus verdaderas intenciones, mientras mantenían relaciones y sin que la víctima sospechara de nada tomó una cuerda que ya tenía preparada, se la enroscó en su cuello y tiró hasta matarla.

 

Posterior a esto arrojó su cuerpo en los postilases de la Ruta 205 a la altura de Los Cedros, tapándola con una frazada.

 

La sospecha de la hermana de la víctima y la eficaz labor de los oficiales en momentos de interrogarlo permitió esclarecer el caso y detenerlo por “FEMECIDIO” delito por el que tendrá que purgar una condena por varios años en una unidad  carcelaria de la provincia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *