EL ADIÒS AL AMIGO

EL ADIÓS AL AMIGO

 

Durante la década de los 60 conocí en el partido de Las Flores a un chico gordito, de cabellos castaños tirando a coloradito, amigable, gentil, predispuesto, respetuoso, que tenía el mismo nombre que el mío Alberto, nos diferenciaban nuestros apodos, a él le decían “Pato”, a mí “Beto”.

 

Durante mucho tiempo compartí con “Alberto o el Pato” horas de juegos, travesuras, alegrías y picaditos de futbol entre otras actividades, pero lo que más me acercaba a él era su amistad, era un pibe que te trasmitía sinceridad, éramos casi de la misma edad y eso ayudaba bastante a que compartiéramos charlas de toda índole.

 

Consecuencias de la vida hicieron que ya no viajase seguido con mis padres a Las Flores, sus tíos y primas, los Gioiosa, o Giosa para muchos, a quienes íbamos a visitar se mudaron A. Korn, lugar que comenzamos a llegar en la década de los 70, perdiendo por un tiempo el contacto con el “patito”, él se había quedado junto a su madre en su terruño natal, allá en “La Bandera Blanca de Las Flores”.

 

Con el correr del tiempo nos volvimos a encontrar, mis padres habían comprado una casita sobre la Ruta 210 a la altura del Km 43 de A. Korn, oh casualidad, él también había venido a vivir a estos pagos, aunque nuestras obligaciones laborales no nos permitían estar más tiempo junto como antes cada vez que nos encontrábamos la afectuosidad mutua hacía que nos estrecháramos en un fuerte abrazo, abrazo que lamentablemente ya no podremos darnos.

En las últimas horas una noticia en la red social Facebook daba cuenta que el “Pato” Alberto Belasain había fallecido, aquel gordito alegre, jovial con el que de chico compartí largas horas había partido rumbo al cielo eterno.

 

Solo me resta decir unas palabras muy utilizadas para cuando una persona ya no está físicamente entre nosotros “que buen tipo que era”, palabras que en más de una oportunidad se dicen por obligación, pero en este caso no es así, el Pato era un tipo de BUENA LECHE, de esos que se criaron respetando, solidarizándose con el prójimo, con el valor de la palabra Y LA HONESTIDAD como estandarte”, fuerte abrazo al cielo amigo, hasta cualquier momento, que Dios te tenga a su lado y mis condolencias a tu familia.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *