LA VIDA DEL PERSONAL POLICIAL NO VALE NADA 

 

 

LA VIDA DEL PERSONAL POLICIAL NO VALE NADA, a lo sumo una mísera moneda de 50 centavos, de no ser así este móvil con dos efectivos en su interior recorriendo las calles de la ciudad no tendría que circular, pero lamentablemente la realidad supera la ficción, ahí dentro señores/as gobernantes van “SERES HUMANOS”.

 

Desde la cartera de seguridad provincial, desde donde tanto se jacta la gobernadora Vidal y el titular de la misma Ritondo de darle todo a la policía, esto se contradice con sus discursos de escritorios, esto se llama liso y llanamente “MANDARLOS AL MATADERO”.

 

Nombrar a los máximos responsables no excede de culpas a sus superiores inmediatos, llámese Jefe Departamental, General de Zona,  Jefe Comando, titulares de las seccionales e incluso secretaria de seguridad municipal que depende del Intendente Gómez.

 

Los oficiales que tripulan esas unidades van en su interior como corderitos a la buena de Dios, ya que es el único que los cuida, porqué el estado que se jacta de darles todos los instrumentos de protección los manda a las calles con patrullas que en vez de tener, o no, vidrios blindados lo tienen con nailon, “SÍ CON NAILON EN SU LUNETA TRASERA Y VIDRIO LATERAL, LOS QUE SE PUEDEN ATRAVESAR TAN SOLO CON UNA BOLITA O RIFLE DE AIRE COMPRIMIDO, ESTO EN EL MEJOR DE LOS CASOS, PERO SI EL PROYECTIL LLEGASE A SER DE MAYOR IMPACTO, COMO DE ARMA DE FUEGO ESOS OFICIALES SERÁN ENTREGADOS A SUS FAMILIARES ENVUELTOS EN UNA BANDERA, DEMOSTRANDO QUE LA VIDA DEL PERSONAL POLICIAL NO VALE NADA, A LO SUMO UNA MONEDITA DE 50 GUITA”

 

Un comentario en «LA VIDA DEL PERSONAL POLICIAL NO VALE NADA »

  • el 29/06/2019 a las 12:51 PM
    Enlace permanente

    Cuánta razón BETO. Hay que ponerse en la piel de quienes tienen a su cargo la seguridad de nuestras familias. Merecen respeto y mejores condiciones de trabajo. Sin el equipamiento necesario son blanco fácil de la delincuencia. Caídos en cumplimiento del deber: esa frase es para los medios, el deber es volver a sus casas a abrazar a sus familias y no morir en el intento.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *